0341-4357519

Rivadavia 2317, Rosario S2000JAB Argentina

Lunes a Sábado: 8.00 - 22.00 | Domingo: CERRADO

Satisfacción plena

a

Satisfacción plena

Uno de los cinco niyamas o normas de conducta que se refieren a la disciplina individual para todo practicante de yoga es santosa (contento o satisfacción plena).

“Un enemigo, que suele penetrar sin ser visto dentro de él, es quien se encarga de amargarle la vida y hacer que ésta se debilite, pierda fuerza y hasta sucumba, si no se opera a tiempo una reacción. Ese enemigo se llama “descontento”.
Por eso puede muy bien decirse que el conocimiento da la vida; esa vida que cada uno se quita por el descontento, que, cuando se manifiesta, no hace ni deja hacer.

En tal situación parecería como si un negro fantasma le envolviera privándole de ver, oír y sentir, lo bello, lo agradable y lo justo. Sufre y es, a la vez, insufrible, y siendo que todos los seres humanos, por naturaleza, buscan la alegría, la paz, la felicidad, el buen humor, cuando el descontento aparece en alguno, de inmediato prefieren alejarse huyendo de su presencia

Cuando éste llega a posesionarse del ser, se torna crónico, y llegado a tal estado, nada hay que le permita disimularlo. Podrá estar un momento alegre, pero sólo en apariencia, porque el descontento estará rigiendo su conducta. Por ello debe tenerse por verdad, que él es un gran enemigo del ánimo personal; el que hace fracasar a muchos en la vida y el que desvía constantemente al hombre de uno u otro camino.

El descontento no es disgusto ni mal humor; no es, tampoco, un momento de irreflexión. No; el descontento es otra cosa: es algo que va infiltrándose lentamente en el ser; algo que sin él sentirlo va tomando posesión de su mente y de su voluntad. No es producto de un instante, sino que acompaña al ser a todas partes porque ha hecho de él su presa y no lo abandona hasta acabar con él.

El descontento es un tóxico psíquico, el cual obra a manera de estupefaciente; el conocimiento, en cambio, es un desintoxicante psicológico. Quien lo aplique a sí mismo se verá libre de este molesto enemigo; libre de sus trabas, y recién entonces podrá conservar su libertad interna tal como ella es y debe ser conservada”

 

No Comments

Haga click en la red social con la cual desea dejar su comentario

Leave a reply