0341-153413593

Rivadavia 2317, Rosario S2000JAB Argentina

Lunes a Sábado: 8.00 - 22.00 | Domingo: CERRADO

Yoga y los cinco elementos

Yoga y los cinco elementos

Las bases filosóficas del ayurveda (ayur=vida, veda=conocimiento), significa el “conocimiento acerca de la vida”, están dadas por la teoría de los cinco elementos.

La teoría de los cinco elementos también es conocida como PanchaMahabutha (pancha=cinco, maha=gran, butha=elemento). Estos cinco elementos son los distintos estados de la materia. La tierra representa el sólido; el agua, el estado líquido; el aire, el estado gaseoso; el fuego, el poder de cambio de cualquier sustancia y el éter representa el espacio en el que la materia existe.

Se considera que el hombre es un microcosmos de la naturaleza y así como los cinco elementos básicos están presentes en la materia, también existen en cada persona.

Los cinco elementos:

El éter es definido como el espacio donde suceden los fenómenos. No tiene existencia física, solo existe en forma de distancias que separan la materia. El éter es vacío, liviano, sutil, omnipresente, permeable e incluye todo. Es universal, sin forma e inmóvil.

El aire es el estado gaseoso de la materia cuyo atributo característico es el dinamismo o movimiento. Es seco, liviano, claro y móvil.

El fuego es el poder capaz de transformar una sustancia de sólida a líquida y en gas y viceversa. El atributo característico es la transformación.

El agua representa el estado líquido de la materia, cuyos atributos característicos son la fluidez, pesadez, frialdad, viscosidad, densidad y cohesividad.

La tierra es el estado sólido de la materia, cuyos atributos característicos son la estabilidad, fijeza y rigidez. Otras cualidades son la pesadez, dureza, aspereza e inmovilidad.

Podemos analizar que estos conceptos védicos son aplicables en los últimos hallazgos de la física moderna. Cada átomo tiene los rasgos característicos de los cinco elementos principales. Los neutrones, protones y electrones representan el elemento tierra. La fuerza de cohesión que posibilita que cada uno de ellos permanezca atraído, es el agua. La energía que se manifiesta al romper el átomo y está latente en el, nos muestra el poder del elemento fuego. La fuerza de los movimientos de los electrones y de otras partículas subatómicas tiene los rasgos del elemento aire. Finalmente, el lugar donde se encuentra el átomo y se da su movimiento representa el elemento éter.

También podemos entender que el éter representa la energía nuclear, el aire la energía eléctrica, el fuego a la radiante, el agua a la química y la tierra a la energía física o mecánica.

Los cinco elementos y los sentidos

Cada uno de los elementos está relacionado con la habilidad innata en el hombre de percibir el mundo que le rodea a través de los sentidos, por su parte están relacionados específicamente con alguna acción que es llevada a cabo  por un órgano del cuerpo. De esta manera desde el ayurveda se estudian los órganos de percepción y los órganos de acción.

El éter es el medio por el cual se transmite la onda sonora, por lo que está relacionado con la función auditiva. El habla representa la acción del éter. El oído es el órgano de percepción y el aparato de fonación (cuerdas vocales, lengua y boca) constituye el de la acción.

La piel, al sentir el movimiento del aire, representa el órgano sensorial. La mano es el órgano de acción, por su capacidad de percibir, recibir, dar y sujetar.

El fuego está relacionado con la visión y su órgano sensorial es el ojo. Ellos dan la dirección apropiada y gobiernan la acción del caminar, cuyo órgano de acción son los pies.

El agua de la saliva permite percibir distintos sabores. La lengua es el órgano sensorial del gusto. Los órganos de acción son el pene y clítoris considerados según el ayurveda, la lengua interior.  La acción específica es la procreación, esta ciencia postula que quien controla la lengua superior también controla la lengua inferior.

La tierra se relaciona con el olfato, siendo la nariz el órgano sensorial. La excreción es la acción específica y el ano el órgano correspondiente.

El yoga a través de sus técnicas: asanas (posturas físicas), pranayama (la respiración), dhyana (meditación), mantras (cantos sagrados), vydia (conocimiento) actúa sobre estos cinco elementos.  Por ejemplo en las asanas de pie se activan y se integran los cinco elementos, obtenemos enraizamiento en el suelo desde nuestros pies (tierra); tenemos la sensación de flujo y movimiento dentro de nosotros (agua); generamos y liberamos energía y entusiasmo (fuego); abrimos el pecho y relajamos la piel para permitir la respiración continua e ininterrumpida y aportar ligereza (aire); y desarrollamos la conciencia de nuestros órganos internos  y el espacio dentro nuestro (éter). Te invito a tener la experiencia practicando yoga!!

 

No Comments

Click on a tab to select how you'd like to leave your comment

Leave a reply